viernes, 26 de mayo de 2017

El vello

Hoy, al levantarme, me he dado cuenta de que los únicos vaqueros que tenía limpios dejaban ver mis tobillos y parte de mis piernas, ya que son rotos. Al principio sin problema, pero cuando me los he puesto me he dado cuenta de que no estaba depilada. Al ser los únicos vaqueros que tenía limpios, y no tener demasiado vello he pensado "ah, que le den", y he ido a clase con esos vaqueros.

En mi casa estaba segura, total, es vello y es natural. No he tenido tiempo de depilarme ni de echar a lavar los pantalones, no hay que formas el gran drama, ¿quién se va a fijar en mis tobillos? El problema ha sido al llegar a clase. Me he empezado a sentir muy consciente de que había pelo la vista, y también muy consciente de que no había manera de ocultarlo. Aún así he bromeado sobre ello para restarle importancia, queriendo aparentar la seguridad que no tenía.

Incluso estando sentada en clase, todo el mundo atendiendo a las explicaciones, me sentía consciente de que estaban ahí. Los sentía ahí. Y me siento mal porque yo defiendo que las mujeres que no quieran depilarse no lo hagan, ya que el vello es algo totalmente natural, pero ahí estoy yo, que voy un día a clase (y ni siquiera ha sido completo) con lo mínimo que se despacha en vello en las piernas y he estado avergonzada de ello durante todo el día, y me molesta.

Me molesta porque siento que voy predicando algo que yo no soy capaz de hacer, porque cuando he llegado a casa, lo primero que he hecho después de almorzar ha sido depilarme. Me molesta porque nadie lo ha señalado —sé que más de uno lo ha notado, pero no ha dicho nada—, lo que significa que todo está en mi cabeza. Que aunque diga que no depilarse está tan bien como hacerlo, una parte de mí se siente mal cuando se le ve el vello.

jueves, 9 de febrero de 2017

La la land


No es un misterio para nadie que yo ame los musicales. Y si lo es, hola, me llamo Ana y amo los musicales.

Me da igual de lo que sean, si hay diálogo por medio o no, si son actuales o de hace siglos, cine o teatro. Yo simplemente amo los musicales, por eso es que desde que vi anunciada La ciudad de las estrellas  La la land sentí que necesitaba verla, y por fin la vi el pasado domingo.

La historia sigue a Mia, una aspirante a actriz que lleva seis años yendo a castings para conseguir su sueño, y a Sebastian, un pianista cuyo sueño es abrir un local de jazz y que –obviamente– se enamoran. 

Suena como una historia de amor pastelosa, y en parte lo es, ya que el amor es un tema importante en esta película. Pero no solo el amor a tu pareja, también es importante el amor a lo que haces y por eso y desde ya quiero que se vaya la creencia de que es una historia solamente de amor.

Personalmente, me ha encantado, y he hecho una lista de razones en la que obviamente hay spoilers por cuales lo ha hecho:

1. La música.

Voy a decir la verdad, ya había escuchado el soundtrack de la película y ya estaba totalmente enamorada de él. Pero estaba enamorada de algo sin contexto, amaba City of Stars pero Dios, The Fools Who Dream en la película simplemente me dio una bofetada. En ese momento fue cuando yo empecé a llorar sin siquiera saber por qué. Explica esta historia de su tía, y lo que más me llega es como dice que lo haría todo de nuevo, porque por mucho que le haya costado o haya sufrido, mereció la pena. Y lo dice contando la historia de su tía, pero Mia volvería a pasar esos seis años de casting en casting sabiendo que al final iba a conseguirlo.

Otra que creo que no tiene la atención que merece es Someone in the Crowd, como todas le dicen a Mia que tiene que buscar a alguien en la multitud para triunfar, que su sueño se cumplirá por otra persona, y Mia se deja llevar, pero al final Mia consigue su sueño por su propio mérito, ella organiza sola su obra e invita a todos los representantes, ella no quiere que alguien le lance a la fama, quiere llegar ella sola.

2. Los personajes.

El personaje de Mia, oh Dios. Amo ese personaje, creo que en el punto anterior queda claro, pero es que me apasiona. Ella lucha, y un no ahora es un sí más tarde, casting tras casting. Cuando ve que no funciona se lanza y produce su propia obra, la que no tiene éxito y eso le hace rendirse, aunque tan pronto como ve que tiene otra oportunidad la toma.
El personaje de Sebastian es algo más raro, e incluso, pensando en el camino para conseguir su sueño se pierde y pierde lo que es importante para él, y solo se da cuenta cuando no puede arreglar lo que sus acciones han provocado. Aun así encuentra su camino de vuelta y eventualmente consigue su sueño.

3. La forma de contar la historia.

Hay a gente que se le hace algo pesada, a mí eso no me ha pasado. Me tuvo enganchada desde Another Day of Sun hasta la sonrisa que Mia y Sebastian comparte en la última escena, esa sonrisa que dice "lo logramos".


Los colores de la película, el vestuario es genial. La secuencia de escenas, todo. Es el conjunto que la hace preciosa. Si bien es verdad que hay escenas en las que no pasa "nada", nadie habla y es simplemente baile oops normal, es un musical siguen si hacerse extremadamente pesadas o aburridas para que digas me la voy a saltar.



4. El final.

Si no te gusta el final, no lo has entendido. Yo misma al principió no vi la necesidad de la escena donde Mia vuelve a reproducir toda la historia pero haciendo que Sebastian se quedase con él, hasta que me di cuenta de que Mia con ello entiende que si eso hubiera pasado —si ellos no se hubieran separado— ella habría conseguido su sueño, pero no él. Serían felices, sí. Pero el club de jazz que visitarían sería de otra persona, no sería Seb's.

A su manera tiene un final feliz, ellos consiguen sus sueños.

Ese es el mensaje, el lucha por tus sueños, no esperes que nadie los consiga por ti, está bien perderse en el camino, pero encuentra tu camino otra vez y no los abandones por nadie.