sábado, 17 de diciembre de 2016

2016 y 2017



Podemos calificar el 2016 como uno de los mejores años de mi vida. No todo ha sido rosa y felicidad, pero desde luego que cuando pienso en este año solo tengo recuerdos buenos.

Empezando por los propositos, casi los he cumplido todos, lo primero que puse es que quería abrirme a más a las cosas, como hice en 2015 en el viaje de fin de curso, y eso lo he cumplido con creces.

Primeramente, fui a Italia. Una de las mejores experiencias de mi vida, ya hice una entrada sobre el viaje que se resume en mi diciendo genial y sigo pensando exactamente lo mismo de aquello.

Y después, en junio cogí un avión con dos amigos y nos plantamos los tres en Irlanda (1 y 2) y ha sido lo mejor de todo el año y puedo decir donde más feliz he sido en mucho tiempo. Iba muy muy asustada, recuerdo mirar a mi amiga y las dos negar con la cabeza y decir "no me voy de España" y que cuando acabara el mes y llegamos a España abrazarnos y empezar a llorar porque no queríamos que acabase ese viaje. He ganado independencia, seguridad y he aprendido muchísimo. 


Más gente ha salido de mi vida y mucha más y de más calidad ha entrado, cosa de la que también me siento muy feliz porque  mi actitud ha cambiado y eso ha ayudado mucho a que sea posible. También empecé a entrar a Literatura Universal los viernes y ahora bebo mucha más agua que es un plus. Empezando porque el 2 voy a Madrid absolutamente sola a ver a mi mejor amiga y quedarme en su casa. Si me hubiese dicho que eso lo iba a hacer hace un año me hubiese reído porque sería imposible, e incluso ahora, hasta hace una semana aunque llevo con los billetes comprados desde hace casi un mes me ponía mala de pesarlo, quería ir pero me entraba de todo por el cuerpo de pensarlo, y en esto me ha cambiado Irlanda, porque es exactamente el mismo sentimiento, el querer ir pero pensar en todas las cosas que podrían salir mal, y al final que sea lo más especial que hayas hecho en todo el año.

He empezado otra vez a escribir, primero cosas cortas y desde junio algo con más sustancia, y estoy muy contenta porque ya estoy llegando a lo que quiero que sea el final.  De seguro que cuando lo termine y lo lea me van a dar ganas de pegarme un tiro entre ceja y ceja de lo horrible que va a ser pero he cogido el hábito de dedicar una parte de mi tiempo a ello y me gusta, aunque esté oculto y solo yo lo vaya a ver.

Para ser honestos, no todo ha sido color rosa y de purpurina, todavía siento que no puedo localizar recuerdos, sé que ha pasado pero no sé ubicarlos cronológicamente, es muy frustrante sobre todo cuando quiero hacer entradas de este tipo, porque sé que estoy dejando un montón de cosas atrás. Ha habido momentos que yo veía que todo era para nada y momentos en los que ni siquiera podía hablar de lo vacía que me encontraba y en los que me ha molestado hasta el ruido de la respiración de mi perro, pero por suerte esos días cada vez son menos.

Este año poco más, quiero ir a Sicilia a ver a mis amigas (con Claudia) y con mucha mucha suerte, las Navidades de 2017 hacer un interrail con Claudia y ver Europa en Navidad, algo que llevamos hablando desde este septiembre para hacer el año que viene, por si no se nota, Claudia y yo le hemos cogido el gusto a esto de viajar y ahora es un no parar, aunque para ello vayamos a vender nuestros riñones.




Share: